Exeter Chiefs y Bristol Bears son los campeones europeos del año de la pandemia: un doblete inglés en las competiciones europeas que no se daba desde 2004. Primero, el viernes, el equipo de Pat Lam rebasó a Toulon (32-19) en la final de la Challenge Cup, un triunfo rotundo que enjugó su mediana decepción doméstica en la Premiership. Y el sábado, los Chiefs levantaron la Heineken Champions Cup por un ajustado marcador ante Racing 92 (31-27). Le dieron así a la Premiership dos campeones europeos en la forma de dos equipos que llevan apenas unos años instalados en la élite del rugby inglés.

A falta de público y de la ruidosa parafernalia habitual en las gradas, Chiefs y Racing 92 jugaron en el estadio Ashton Gate de Bristol una final vibrante, resuelta por un mínimo margen. Y en medio del júbilo por el primer trofeo ganado por el equipo de Rob Baxter, dos nombres propios emergieron por encima de todos los demás como protagonistas: los hermanos Sam y Joe Simmonds, que además de ganar la Champions se quedaron con los trofeos a Jugador Europeo del Año, en el caso del tercera línea, y a Mejor Jugador de la Final, el apertura.

Así culminó una temporada marcada por la interrupción de la campaña en primavera, por culpa del coronavirus. Con un encuentro jugado de poder a poder, con Exeter imponiendo por una exigua ventaja la potencia arrolladora de su juego de delantera; y con un Racing 92 convertido una vez más en perdedor: tres finales europeas, tres derrotas. Después de ir a remolque casi todo el partido, el conjunto parisino pareció en condiciones de darle la vuelta en un tenso pasaje final, pero los ingleses aguantaron y son campeones.

Los Chiefs celebran el trofeo ganado a Racing 92 en Bristol (Foto: Inpho / EPCR).

Estas son algunas notas, curiosidades, nombres y protagonistas que ayudan a redondear las perspectivas de una final histórica por las circunstancias y digna de memoria por su desarrollo:

• Exeter Chiefs son el 12º club en grabar su nombre en el trofeo de ganador de la Copa de Europa, en los 25 años de historia del torneo continental.

• Antes del equipo de Rob Baxter, otros cinco clubes ingleses se habían proclamado campeones de la Champions Cup: Bath (1998), Northampton Saints (2000), Leicester Tigers (2001, 2002), Wasps (2004, 2007) y Saracens (2016, 2017, 2019) componen la lista de honor inglesa en el máximo torneo continental.

Exeter acabó el torneo como máximo anotador de puntos (283) y ensayos (38).

• La final jugada en Bristol reunió a jugadores de hasta 10 naciones diferentes en el terreno de juego: Argentina, Australia, Inglaterra, Fiyi, Francia, Irlanda, Nueva Zelanda, Escocia, Sudáfrica y Gales.

• Exeter Chiefs ganó su primer trofeo y también lo hicieron la gran mayoría de sus jugadores, que se estrenaron como campeones europeos. En el vestuario de los ingleses sólo un hombre sabía lo que se siente al levantar la Champions: el segundo de Baxter, Ali Hepher, que ya lo hizo como apertura de Northampton Saints en 2000.

• Fue la octava ocasión en que un equipo francés y otro inglés dirimen el ganador en el partido definitivo. En la mayoría de los casos, seis contra dos, han sido los británicos quienes han levantado el trofeo.

• Racing 92 y Exeter Chiefs anotaron ocho ensayos entre ambos, cuatro cada uno. La cifra supone un nuevo récord en la final de la Heineken Champions Cup, superando los seis que se repartieron Leinster y Northampton Saints en 2011, igual que Leinster y Ulster en la final de 2012.

• Y vayamos con los protagonistas. Sam y Joe Simmonds son la octava pareja de hermanos que se proclaman campeones jugando juntos. Antes que ellos lo hicieron Delon y Stefon Armitage (RC Toulon), Philippe y Olivier Carbonneau (Toulouse/Brive), Jan y Bryn Cunningham (Ulster), Denis y John Fogarty (Munster/Leinster), Rob y Dave Kearney (Leinster), Martin y Will Johnson (Leicester), así como Billy y Mako Vunipola (Saracens).

• Además del título y de ser reconocido como el Jugador Europeo del Año para la EPCR, Sam Simmonds terminó la competición también como máximo anotador de ensayos: hasta ocho marcas apoyó el tercera línea de los Chiefs, cifra que supone un nuevo récord para un delantero en una temporada europea.

• Mientras tanto, Joe Simmonds se convirtió, a los 23 años, nueve meses y 17 días, en el capitán más joven en haber levantado el trofeo. Una anécdota reveladora que subraya otra fila de logros: campeón de Europa, elegido el hombre del partido (Heineken Star of the Match) y máximo anotador de la competición europea en la temporada 2019/20, con 95 puntos.

• Rob Baxter es el primer entrenador inglés en ganar la Copa de Europa desde que lo hiciera Dean Richards al frente de Leicester en 2002. En total, cuatro técnicos ingleses han levantado este trofeo: además de Richards y Baxter lo hicieron Andy Robinson (con Bath en 1998) y John Steele (Northampton Saints en 2000).

Zebo apoya el primero de sus dos ensayos en la final (Foto: Inpho / EPCR).

• Simon Zebo, el zaguero irlandés de Racing 92, anotó dos ensayos en la final y pasa a ser el cuarto jugador en hacer un doble en una final europea. Antes lo lograron Sébastien Carrat (Brive v Leicester en 1997), Leon Lloyd (Leicester v Stade Francais en 2001) y Johnny Sexton (Leinster v Northampton Saints en 2011).

• Con esos dos ensayos, Zebo eleva su total de marcas en en el torneo hasta 31: ocho con Racing 92 y, antes, 23 con Munster. Ya es el cuarto mejor tryman de la Copa de Europa, sólo por detrás de Chris Ashton (40), Vincent Clerc (36) y Brian O’Driscoll (33).

• El ensayo sumado por el argentino Juan Imhoff lo sitúa como quinto jugador con más apoyos de la historia del torneo, igualado a 29 con Tommy Bowe y Dafydd James.

• Wenceslas Lauret fue la otra cara de la moneda y exhibe un récord nada envidiable: ha jugado y salido derrotado de cuatro finales de la Heineken Champions Cup. Estaba ya en la que Biarritz Olympique perdió en 2010 contra Toulouse, cuando tenía 21 años; y después ha vivido las tres decepciones acumuladas por Racing 92: en 2016 (Saracens), 2018 (Leinster) y 2020 (Exeter Chiefs).