Uno de los momentos críticos de la temporada para todos los jugadores europeos llega en las semanas posteriores a la finalización del 6 Naciones, el nivel de exigencia del torneo de selecciones suele dejar secuelas físicas y psicológicas a gran parte de sus participantes.

En ese contexto -solo dos semanas después del final del 6 Naciones- llegan los cuartos de final de la Champions Cup y la suerte de la temporada europea se decide en un único encuentro que no permite margen de error.

Si hablamos sobre la influencia del 6 Naciones en el desenlace de la Champions es obligatorio mirar a Leinster en primer lugar. Los dublineses son el equipo (entre los ocho de la eliminatoria) que más jugadores ha aportado a su selección. Rob Kearney, Garry Ringrose, Jonathan Sexton, Dan Leavy, Devin Toner y Cian Healy no estuvieron en la convocatoria del equipo de Leo Cullen para el partido contra Ospreys correspondiente a la jornada de Pro 14 intermedia entre el Grand Slam del XV del Trébol y el enfrentamiento contra los vigentes campeones de Europa. La mayoría de los internacionales del equipo no juegan para el club desde hace dos meses y medio.

Si la eliminatoria de cuartos de final se hubiese disputado inmediatamente después del final de la fase de grupos nadie habría dudado de la condición de favorito del equipo dublinés, a estas alturas y ante un rival tan experimentado como Saracens (con menor desgaste en sus filas por el 6 Naciones) el partido del Aviva Stadium parece más equilibrado.

Los de Mark McCall utilizaron a casi todos sus internacionales (a excepción de Owen Farrell) en el partido contra Harlequins de la Aviva Premiership, el nivel de exigencia y lo apretado de la clasificación de la liga inglesa no permite dar descansos de la misma forma que el Pro 14.

Detengámonos un momento en señalar una diferencia clave en el rugby europeo actual: los jugadores más destacados de Irlanda y Gales (Leinster, Munster, Scarlets) tienen contrato dual con su provincia y la federación nacional, existe por tanto una uniformidad de intereses que permite dar descanso a los jugadores en el club y/o en la selección según las circunstancias.

El caso en Inglaterra y Francia es radicalmente distinto: los intereses de los clubes y la selección son contrapuestos (especialmente en el caso de Eddie Jones y su fijación por utilizar casi siempre a los mismos jugadores).

Cada sistema tiene sus virtudes y defectos, aquí se pueden ver algunos datos al respecto.

Decíamos antes que los partidos de la eliminatoria implican jugarse la temporada a una sola carta: esto es literal en el caso Clermont, el equipo de Franck Azéma no entrará en los puestos de Champions de la próxima temporada (9º en el Top 14 a falta de 4 jornadas con 16 puntos de desventaja respecto al 6º clasificado) salvo que consiga ganar la presente edición del máximo torneo continental. ¿El resultado del último partido del equipo del Michelin antes de enfrentarse a Racing 92? Derrota 49-0 en el Felix Mayol de Toulon.

Los parisinos llegan con menos urgencias, segundos en la liga francesa (con claras posibilidades de poder disputar las fases finales) gracias a la mejor defensa del campeonato. A eso añaden al pateador porcentualmente más efectivo de la actual edición de la Champions: Maxime Machenaud ha pasado 19 de sus 20 pateos a palos en el presente torneo. No es un detalle menor para un partido que -a priori- apunta a muy equilibrado.

El equipo de Auvernia es el vigente campeón del Top 14 y finalista de la última edición de la Champions Cup, esta temporada ha sufrido todas las lesiones imaginables (ha llegado a tener a 14 de sus efectivos de baja de forma simultánea) pero da la sensación de que hay algún elemento más que ha influido en el bajo rendimiento de un conjunto que tiene la regularidad como una de sus señas de identidad. Varios jugadores importantes en los últimos años abandonarán el club a final de temporada (Spedding, Strettle, Nakaitaci, Chaume) y ese puede ser uno de los factores que haya incidido en el escaso bagaje del curso actual. La buena noticia para Clermont es que ha disputado 4 eliminatorias de cuartos de final como local y ha ganado las 4. La estadística es de lo poco que juega a su favor.

El rendimiento de Munster en Europa va más allá de explicaciones lógicas, los de Limerick consiguen rendir por encima de sus posibilidades reales en muchas ocasiones y eso les convierte en un rival temible por resultados más que por juego (ha ganado 12 de las 16 eliminatorias que ha disputado) pero si hablamos de ganar partidos que tienen poco que ver con el juego… Toulon. El equipo de Fabien Galthié ha alcanzado ese nivel de “autogestión” que permite que algunos jugadores tan anárquicos como Ashton, Radradra o Tuisova consigan no dispararse demasiadas veces en los pies y conformen junto a Bastareaud (con Ma’a Nonu o Malakai Fekitoa como pareja) una formidable fuerza de ataque capaz de poner en serios apuros a cualquier rival. Las estadísticas de Chris Ashton son suficientes para intimidar al más templado: 21 ensayos en los 19 partidos que ha jugado con Toulon esta temporada en el Top 14, el inglés también es el jugador con más ensayos de la historia de la Champions Cup con 38.

El equipo de Johann van Graan es el 5º clasificado del Pro 14 en este momento (2º de su conferencia) por detrás de Glasgow Warriors, Leinster, Scarlets y Edinburgh. El ambiente de Thomond Park será el de las grandes ocasiones y servirá para que la Red Army intente superar a un rival superior deportivamente hablando. Hay un dato revelador sobre el rendimiento de Munster en casa: ha ganado 70 de los 75 partidos disputados como local en competiciones europeas.

Scarlets y La Rochelle disputarán la que podríamos definir como la eliminatoria de la ilusión. Los galeses y los franceses han sido el “cisne negro” de la última temporada y media en el rugby europeo por juego y por resultados, Wayne Pivac-Stephen Jones por un lado y Patrice Collazo-Xavier Garbajosa por el otro han conseguido dotar a sus equipos con una identidad y un estilo de juego que les hace reconocibles y atractivos al público. El equipo de Llanelli es el vigente campeón del Pro 14 y el equipo del Charente Marítimo terminó como líder la temporada regular del Top 14 (derrotado en semifinales por Toulon).

Durante el pasado 6 Naciones todo el rugby europeo tuvo en su boca “el estilo Scarlets” como argumento para explicar la presunta evolución del XV del Dragón durante el período de baja por lesión de algunos de sus jugadores habituales.

No hace falta, a estas alturas, entrar en detalles sobre la propuesta y los jugadores que tirios y troyanos tienen como punta de lanza de sus proyectos. Lo único que podemos afirmar sin ningún tipo de duda es que uno de ellos estará entre los 4 mejores equipos europeos de la temporada y ese es un logro que merece todo el reconocimiento.

A Leinster, Saracens, Munster, Toulon, Clermont, Racing 92, Scarlets y La Rochelle los conocemos de sobra después de haberlos visto durante toda la temporada. Ahora solo resta por saber el desenlace de los cuatro partidos.